¿Cómo es el procedimiento de una marca internacional?

El procedimiento de registro de una marca internacional
implica tres fases: - Una primera, ante la Oficina Española de Patentes y
Marcas como oficina de origen, en la que se recibe la solicitud y se hace un
primer examen formal en el que se comprueba que todos los datos de la marca
internacional solicitada coinciden con los de la marca nacional que le sirve de
base y remite la solicitud a OMPI. En esta primera fase, si la OEPM encuentra
defectos formales en la solicitud se lo comunica al solicitante para que los
subsane. - La segunda, ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual
(OMPI), en la que se hace un examen formal y se publica la marca ya con número
internacional, en la gaceta OMPI de Marcas Internacionales. Igualmente en esta
fase la OMPI puede detectar defectos formales que serán comunicados al
solicitante directamente o a través de la OEPM. - Una tercera, ante la Oficina
Nacional de cada país solicitado, que recibe la designación de la OMPI, (ya que
el registro internacional tiene en cada país los mismos efectos que una
solicitud nacional de dicho país) y que decide, conforme a su legislación
nacional, si se ha de conceder la marca internacional. Hay que tener aquí en
cuenta que las prohibiciones de registro pueden variar de unos países a otros y
que la marca puede ser concedida en un país y denegada en otro. Las oficinas
nacionales tienen un plazo para comunicar el rechazo del registro internacional
que es, con carácter general, de 12 meses (en algunos casos el plazo se amplia
a 18 e incluso más meses). Si la oficina nacional no comunica el rechazo a la
OMPI dentro del plazo, la marca internacional se entiende concedida para dicho
país.

Pide más información;



Lea nuestra política de privacidad antes de enviar el formulario.